BLOG
‹ VOLVER

Iniciación al Tantra (Relaciones Sagradas)

 

 

Mi experiencia

 

Es difícil poner  en palabras la experiencia cuando se vive tan profundamente.

 

Durante los 5 días que estuvimos en el retiro, atravesé todo tipo de sensaciones y emociones como un abanico amplio y abundante, recorriendo todos los colores de mi ser, desde la risa que se expande por los aires inundando todo el espacio, hasta las lágrimas saliendo desde lo profundo de mi corazón abierto, recordando la intensidad y belleza que es vivir, amar y compartir en consciencia.

 

Fue un retiro profundo, tan profundo como ambos nos permitimos explorar. Como dice Kalki, la decisión está en nosotros. Qué tanto estamos dispuestos a soltar, dispuestos a aprender de nuevo, que tanto queremos y qué tanto estamos listos para expandir nuestra consciencia y atravesar lo conocido, y salir de nuestra zona de confort para abrir nuevos horizontes y redescubrir otras maneras de relacionarnos con nosotros mismos, con nuestra pareja y por consiguiente con el mundo.  Depende de uno mismo y de nadie más. Por eso la experiencia es tan única para cada quien. Y reconozco que nosotros llegamos al retiro completamente entregados, confiando y dispuestos a todo, y gracias a esto, nos dimos la oportunidad de recibir los enormes tesoros que Kalki y Cris tenían para compartirnos.

 

Durante el retiro estuvimos trabajando, aprendiendo, recordando, reconociendo los fundamentos del tantra y cómo integrar este camino en nuestra vida en pareja.  Estuvimos practicando distintos ejercicios donde la intención es desarrollar el arte de permitirnos sentir el amor, el gozo trascendente que se respira a cada instante, el éxtasis de reconocer que somos uno con todo y que todo está dentro de cada uno. Ejercicios que nos ayudan a hacernos más sensibles de nuestra energía y de nuestra capacidad de moverla conscientemente con una intención clara y verdadera. Ejercicios que nos ayudan a abrirnos al amor y al compartir. Ejercicios y prácticas para conocernos más a profundidad, nuestros cuerpos y nuestro potencial.

 

Al practicar estar presentes cada instante y  permitirnos reconocer la divinidad en todo lo que es, dentro y fuera; al reconocerla en nuestra pareja y emprender este recorrido de vida en amor y consciencia, la vida y nuestro mundo se transforma en un constante compartir, crecer, evolucionar y expandirnos en unión, y se transforma en una hermosa travesía llena de dicha y éxtasis supremo.

Esta es una experiencia y aprendizaje que sé que me acompañará toda la vida. Es tan profunda la reconfiguración que siento dentro de mí que estoy altamente agradecida. Es como un antes y un después. Mi manera de relacionarme y mi manera de explorar la vida, mi cuerpo, mi sexualidad y la forma de compartirme con mi pareja es ahora mucho más profundamente conectada, a mí, a la fuente y a él.

 

Esta experiencia me ayudó a reforzar la certeza de que vivir en pareja es una hermosa y sagrada oportunidad de crecimiento mutuo constante. Es un camino espiritual donde tenemos el regalo de aprender o recordar cómo todo es energía y así cómo generar y cultivar esta energía pura, energía divina a partir de compartirnos en amor. Y como sublimar esta energía llevándola al corazón y compartiéndola de una manera  sagrada y eterna, nutriendo nuestra vida, nuestro espíritu y nuestras relaciones inigualablemente.

 

Gracias a la guía y contención de Kalki y Cristina tuvimos la enorme oportunidad de reconocernos como pareja. De re aprender a mirarnos a los ojos y ver más allá de nuestras propias proyecciones y más allá de las máscaras que cada uno habíamos construido y creído. Y así ver más allá de la forma, y reconocer nuestra esencia, nuestra divinidad y honrarnos y admirarnos y sanarnos uno con otro.  

Recordamos lo poderoso que es sincronizar nuestro respirar. Una enorme herramienta para conectarnos y sentirnos hasta lo más profundo de nuestro ser en comunión con el ser que amamos.

Algo que durante el retiro sentí muy importante y trascendente también fue abrir el espacio a clarificar nuestra intención, nuestro propósito en la vida, tanto personal como de pareja, y recordar lo importante de sostener esta intención clara y mantenerla viva cada día.

 

Otro aprendizaje profundo fue la importancia de volver sagrado cada acto, cada momento de nuestras vidas, honrándolos!... instantes tan cotidianos como comer y como respirar.  Y así lo importante de honrar cada momento de nuestra vida y de agradecer y realmente conectarnos con lo que es. Esto es lo que lo hace sagrado ..o lo que nos recuerda cuan sagrado es cada instante de vida. Y en pareja, lo importante que es volver sagrados todos los momentos y nuestro compartir en la intimidad.  Surgiendo preguntas importantes a reflexionar…estoy en verdad presente? Siento realmente? Estoy consciente de cuan sagrado es el hecho de compartir con otro ser humano y poder apreciar su belleza, su amor, su entrega, su luz? Donde esta mi mente, mi consciencia cuando me comparto? Estoy en contacto con mi cuerpo? Estoy conecta con mi pareja? Cuál es mi intención al compartirme? Estoy en mí, estoy afuera? Doy? Recibo? Disfruto? Agradezco? Amo? Acepto? Juzgo? …

 

 

Ahora veo claramente que reflexionar en todo esto es lo que probablemente me llevó a querer  explorar más mi sexualidad y el arte de compartirme y por esto me di la oportunidad de hacer este retiro con Kalki y Cristina, y  me siento completamente satisfecha y agradecida de tener ahora muchas más herramientas para recorrer este camino espiritual tan completo, profundo e intensamente hermoso.

 

El camino del tantra es un camino de auto descubrimiento constante. No dar por hecho nada…generalmente sin darnos cuenta nos estacionamos en una realidad aparentemente estable..y es entonces cuando se pierde la chispa de asombro y de admiración de lo que es…porque damos por hecho que lo que está es y será… Construir una relación tántrica es darnos completamente y permitirnos recibir completamente al otro, en este preciso instante, que es lo único que es. En el hoy. Y tener la valentía de saborear cada sorbo de vida en el momento presente…soltando el pasado y el futuro…soltando las expectativas…soltando los miedos…y dando paso al amor y a la vida en conciencia.

 

Es celebrar nuestra complitud y decidir compartirla con otro ser completo.

 

Es respirar. Es agradecer. Es reconocer lo sagrado en todo lo que es.

 

Siento profunda gratitud hacia Kalki, Cristina, David mi compañero de vida,  y también hacia mí misma, porque todos juntos hicimos posible este hermoso retiro. Gracias por su entrega, su dedicación, su profundidad, su sensibilidad, su impecabilidad, su capacidad de dar, su humildad, su sabiduría, su experiencia, su generosidad, su amor, su delicadeza, su firmeza, su sinceridad. Cualidades que hicieron posible que me adentrara en este vasto océano acariciada por la gracia Divina que a todos nos contiene y llenarme de asombro ante la inmensidad de todo lo que es, de todo lo que soy y de lo hermoso que es compartirme y amar. Y así entregarme completita rendida al amor en la eternidad.

 

Gabriela

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

• ENTRADAS RECIENTES •
• CATEGORÍAS •
Please reload